miércoles, 27 de mayo de 2015

¿Qué es la ansiedad y la depresión? - Parte 1

Empecé a escribir este blog como una autobiografía, y cuando lo retomé empecé a darle un enfoque más grande, añadiendo experiencias y propuestas para los que me leen, pero nunca me he parado a explicar, desde un punto de vista objetivo y desde el mío, que es la ansiedad y la depresión.

Cuando estuve ayudando al grupo de chavales en el centro de salud, les intenté explicar estos términos de una forma que, cualquier persona, de cualquier edad, pudiera entenderlo. El problema de tener al alcance tanta información es que muchas veces no somos capaces de sacar una idea en claro de lo que es algo concreto. Voy a dividir mi entrada en dos partes, una explicando la ansiedad y otra la depresión por separado.

Empecemos por la ansiedad:

La ansiedad es un trastorno causado por una exposición a largos periodo de estrés. Cuando hablo de estrés no me refiero únicamente al que todos conocemos como estrés laboral por ejemplo. Un trauma en el pasado, situaciones desagradables actuales, rupturas sin asimilar y un largo número de más razones ya son factores que provocan un estrés dentro de nosotros.

Cuando un especialista estuvo conmigo me lo explicó con una breve historia: "Imaginemos que somos un cervatillo en el bosque, este por un motivo cualquiera empieza a arder y nos encontramos arrinconados por las llamas, nuestro cuerpo de animal (como el de cualquier ser vivo), empezará a realizar una serie de acciones de manera involuntaria y a segregar distintos tipos de sustancias como la adrenalina. Esto se traduce en sentir miedo, ponerse tenso (ya que nuestros músculos se preparan para un gran esfuerzo físico), nuestra respiración y pulso cardíaco se acelera, etc. El cervatillo podrá reaccionar de dos maneras, intentará escapar de la forma más rápida posible por el primer sitio que vea más 'seguro' o caerá desplomado desmayándose pareciendo estar muerto (es otro sistema de defensa que muchos animales tienen ante el peligro)".

El problema de la ansiedad reside cuando nuestro cuerpo entra en este estado de alerta y peligro en situaciones cotidianas que no representan ningún riesgo para nosotros, impidiéndonos llevar una vida normal y haciéndonos más "sensibles" a las sensaciones desagradables que nos producen. Me explico, cada vez que notamos estos síntomas o sensaciones desagradables que pueden ser normales en nuestro día a día ya entramos en este estado de alerta, auto analizándonos exhaustivamente y perdiendo el control de nosotros mismos.


No voy a entrar en detalles de los síntomas más comunes, ni de los tipos de ansiedad que existen ya que sería alargar mucho la entrada del blog, pero si alguno está interesado en la parte inferior de la entrada os dejaré el enlace a una página que desde mi punto de vista explica bastante bien esto y muchas otras cosas más. Desde mi experiencia os digo que estos síntomas me atacaban al corazón, produciéndome sensaciones de infarto, y preguntareis, ¿cómo sabes que eran síntomas cómo los del infarto?, pues porque estos síntomas y sensaciones incluían los mismos que se dan en un infarto, eso sumándole a que yo aunque no lo mostraba era una persona bastante nerviosa y que leí páginas web buscando los síntomas a ver a que ser debían, desencadeno en una idea confundida de lo que me pasaba y un miedo ilógico a que el corazón se me acelerase y pudiera perder el control de mi mismo.

Durante mis días de más ansiedad viví tanto crisis de ansiedad como tal, que me obligaron a ir al hospital en tres ocasiones, como algunas crisis de pánico. En las dos tipos de crisis tenía bastante miedo, pero diferenciaba con claridad la de pánico porque me surgía el deseo y la necesidad de salir corriendo de donde estaba porque sí, sin razones. La putada de esto (y perdón la expresión), es que por culpa de esta ansiedad, digamos que todas las cosas malas encerradas dentro de mi (sucesos del pasado no superados, posibles traumas, etc.), salieron sin control, hundiéndome también en una depresión y además de esto como las crisis se desarrollaban sobre todo en el exterior, también desarrollé un principio de agorafobia, que para los que no lo sepan, es miedo al miedo por decirlo de alguna forma, miedo a situaciones que no podemos evitar y en las que creemos que nadie nos va a poder auxiliar, miedo al exterior. Esto desató en una abstinencia total a querer salir al exterior, encerrándome en casa ya que tenía miedo a lo que pudiera pasar, dejando de lado a mis amigos, ya que cada que lo intentaba, una nueva crisis aparecía.

No me quiero alargar mucho más con esta entrada ya que creo que he matizado desde un punto objetivo y desde mi punto de vista que es y ha sido la ansiedad para mi. Os dejó el link a la página que os comenté antes: ¿Qué es la ansiedad?

Un saludo a todo el mundo y que paséis un buen día.

¿Qué es la ansiedad y la depresión? - Parte 1 - CC by-nc-nd 4.0 - Adrián Martínez Prádanos

1 comentario:

  1. Por ello es cada vez más importante concientizarnos de la ayuda psicológica profesional. En terapia de pareja, nos hemos encontrado con muchas historias en las que un miembro de la relación tuvo depresión por un tiempo, pero la otra persona creía que ya no la quería o que se estaba aprovechando de ella. Al cabo de un tiempo la depresión y la ansiedad no identificadas llevaron a no poder mantener la relación.

    ResponderEliminar